Call me Caitlyn

“Im so happy after such a long struggle to be living my true self”. - Caitlyn Jenner

“Im so happy after such a long struggle to be living my true self”. – Caitlyn Jenner

Como ya todos sabemos Bruce Jenner, 65 años, ha renunciado a ser hombre para darle lugar a la mujer que siempre llevó dentro, Caitlyn. Hace apenas unas semanas confirmó mediante una entrevista a la BBC, lo que ya muchos imaginábamos, es trans. Durante toda su vida Bruce vivió siendo alguien que no era, ocultando sus sentimientos y reprimiendo su verdadero yo. En sus propias palabras: “Bruce tenía una vida de secretos, pero Caitlyn no tiene nada que ocultar”. Por más sorprendente que parezca, el alguna vez nombrado mejor atleta del mundo ha optado por ser fiel así mismo y comenzar a vivir como quien realmente es.

Independientemente de que Caitlyn, antes Bruce, sea trans, gay o todas las anteriores, reconozco su valentía para aceptarse así mismo y por primera vez tener la vida que siempre quiso. Claro que no todos estamos en su situación, sin embargo si creo que muchos podemos identificarnos con él. Una persona que construyó su vida a base de lo que los demás pensaron que era mejor, que decidió durante 65 años ocultar su verdadero yo por miedo a ser juzgado y que luchó contra sí mismo buscando ser ‘normal’. Wait! Whaaaatttt? ¿Qué tiene que ver eso con nosotros los mortales?

Me atrevo a decir que muchos de nosotros hemos sido influenciados, al igual que Bruce, por el famosísimo “Que dirán” y el tan temido “Se ve mal”, tanto que si esos dos fueran personas seguramente seríamos víctimas de su bullying ¡Malditos!. Pero, ya en serio ¿Cuántas veces no hemos tomado decisiones basados en lo que vayan a pensar de nosotros? Padres, hermanos, amigos, compañeros, todos parecen tener opinión en nuestros asuntos y, lamentablemente, en ocasiones decidimos hacer caso a lo que dicen con tal de quedar bien. Lo triste es que pensamos que estando bien con todos estaremos bien con nosotros mismosSO WRONG!

Cuando apenas pensaba en qué carrera estudiar, la Licenciatura en Letras siempre llamó mi atención. Me encantaba la clase de filosofía, leer y, en general, todo lo referente a la literatura. Un día platicando de las universidades, yo dije que quería estudiar letras y bueno la reacción fue algo así: ¿Quééé-túúú-Irmaaa-letrassss?, ¡Claro que noo!, ¡Puro hippie marihuano en esa escuela!, ¡Ni al caso!. Y claro, a mis escasos diecisiete años, el hecho de imaginarme en un salón de clases lleno de compañeros con rastas, ropa aguada, morral y un porro, fue motivo suficiente para renunciar a la carrera. ¿Qué si me arrepiento? ¡Síííí! y mucho. No solamente por haber desperdiciado la oportunidad de estudiar algo que me apasionaba, sino por haber dejado que otros influyeran negativamente en una de las decisiones más importantes y definitivas en mi vida.

Claro que eso fue hace mil años, ahora las generaciones están deschongadas y hacen lo que les da la gana. ¡Obvio esas cosas ya no pasan!, puesssss pasa más de lo que pensamos, todos los días en muchas situaciones diferentes. Desde la decisión más simple hasta la más compleja, estamos influenciados por todo, literal todo. Familia, amigos, facebook, instagram, escribir esta de moda (je,je), todo, todo, todo. Qué queremos hacer, con quién queremos estar, a dónde queremos ir … dejamos que se nos metan tantas ideas en la cabeza que al final ya no sabemos si las ideas son nuestras o si las copiamos de otra parte.

Yo no se ustedes, pero yo no quisiera llegar a mi edad adulta-adulta (algo a partir de los 40’s) y decir “La verdad es que yo siempre quise hacer esto, pero…” Es cierto que nunca es tarde para comenzar de nuevo, aunque ¿Si es antes es mejor no?. Las decisiones importantes tomémoslas nosotros, se vale siempre escuchar el consejo de las personas que queremos, pero nunca, nunca se vale dejar de hacer lo que nos apasiona por querer complacer a los demás.

Tal vez el día que nos dediquemos a hacer lo que amamos, no tendremos a todo el mundo aplaudiéndonos ni seremos trending topic, pero, igual que Caitlyn seremos una versión muy, pero muyyyy mejorada de nosotros mismos.

You go rock it baby!

Besos

I.

PD. Y si tu ya estas haciendo lo que amas…LIKE, LIKE, LIKE!

Advertisements

8 thoughts on “Call me Caitlyn

  1. Completamente de acuerdo contigo, Irma. Al final de cuentas uno tiene qué vivir con uno mismo y las consecuencias de las decisiones tomadas.

  2. Tanta razon en este post! A veces o siempre nos quedamos con el que hubiera pasado si… me encanta que estes haciendo lo que mas te gusta 🙂 escribir! Y te lo dije y lo repito tienes verdadera vocacion :*

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s