¿Qué tan romántico eres?

"El egoísmo no es el amor proprio, sino una pasión desordenada por uno mismo" - Aristóteles

“El egoísmo no es el amor propio, sino una pasión desordenada por uno mismo” – Aristóteles

¿Qué es lo primero que viene a tu mente al escuchar la palabra romance? ¿Piensas: amor, pareja, cupido, Romeo y Julieta o salen corazoncitos volando de tu cabeza? Todos llevamos dentro a un romántico o una romántica que sueña despierto, hace cartitas de amor, dibuja corazones en la esquina del cuaderno y escribe las iniciales de quien le gusta por todas partes Right?. Por lo general pensamos que cuando crecemos dejamos de hacer estas cursilerías y perdemos ese romance, sin embargo me atrevo a decir que en estos tiempos entre más grandes más románticos somos.

Continue reading

Advertisements

Guía práctica para andar en bicicleta

“La vida es como montar una bicicleta, para mantener el equilibro hay que seguir pedaleando” – Albert Einstein

Recientemente he descubierto que andar en bicicleta nos da una sensación de libertad súper satisfactoria que podemos experimentar a diario. Tener el control total del vehículo, cortar el viento conforme avanzamos, conducirnos por terrenos trazados o trazarlos nosotros mismos con tal de llegar a donde queremos y todo esto usando como motor único nuestro cuerpo. Profundizando un poco en el andar en bicicleta me he dado a la tarea de escribir una pequeña guía practica para andar BIEN.

Continue reading

La belleza perfecta está en tu cabeza

“Beauty lies in the eye of the beholder”

“Espejito, espejito, dime quién es la más bella” Célebre frase Disneylandesa que le da el poder absoluto a un espejo para decidir sobre la belleza del reino entero. El mismo poder que le damos nosotros a los demás para juzgar nuestro físico. Lo hacemos de manera inconsciente claro, pero dejamos que sea la sociedad quien tome el rol de juez en nuestras vidas, se encargue de establecer los estándares de belleza y decida si nosotros cumplimos con ellos o no. Nos esforzamos por entrar en sus márgenes, para obtener la aceptación de quienes nos rodean. Nos vestimos, peinamos, arreglamos y, en general, buscamos vernos en cierta forma que encaje con el concepto que queremos proyectar. Aspiramos a un modelo de belleza irreal que, precisamente por ser irreal, nos lleva a la constante lucha entre el ‘cómo me veo’ y ‘cómo me quiero ver’.

Continue reading