No todos los días son felices

"Todas las felicidades se parecen, no obstante los infortunios tienen cada uno su fisonomía particular. " Leon Tostoi (Ana Karenina)

“Todas las felicidades se parecen, no obstante los infortunios tienen cada uno su fisonomía particular. ” Leon Tostoi (Anna Karenina)

Hace unos meses empezó una iniciativa por internet llamada 100happydays. La idea principal del proyecto es atreverse a ser feliz por cien días, durante ese tiempo las personas tienen que tomar una foto de algo que les alegre el día. Puede ser desde la comida favorita, la mascota, los amigos, la taza de café, el novio, hasta el avión por abordar para irse a Paris (esta hubiera sido mi foto estrella jeje). La foto puede ser compartida en las redes sociales, llámese Facebook, Twitter, Instagram, etcétera o bien conservada para uno mismo. El único requisito – en caso de hacerlo público- es numerar las fotos diariamente y agregar el #100happydays.  La finalidad de la iniciativa es lograr que las personas encuentren al menos una cosa durante el día que les haga felices y que se den cuenta que cosas pequeñas, detalles, nos alegran la existencia. Hasta aquí todo perfecto.

Decidí tomar este reto junto con mi hermana y una amiga, hicimos un grupo privado en Facebook para mantenerlo entre nosotras tres y muy entusiasmadas empezamos a buscar los detalles felices del día. Llegado el día número quince o dieciséis, no recuerdo exactamente, la idea de tomar una foto diaria se volvió en algo más estresante que feliz. Si para la tarde no había tomado una foto empezaba a buscar algo a mi alrededor que me endulzara la existencia, sólo por cumplir con la foto diaria.

El proyecto era supuestamente personal, pero si las demás personas subían diariamente una foto a su feis  y yo no era capaz de hacer lo mismo ¿Significaba que las demás personas son más felices que yo? ¿Acaso tienen una perspectiva más maravillosa de la vida? ¿No estaba yo viviendo mi vida al máximo? ¿Era una súper loser? 😦

NO. La verdad es que no todos los días son felices.

Es cierto, dentro de cada día hay algo que nos da placer, pero no confundamos el placer con la felicidad. En lo personal pienso que la palabra placer suena horrible, (¡gracias industrial sexual por catalogar palabras en mi cerebro!) sin embargo, si analizamos correctamente su significado podemos darnos cuenta de con qué frecuencia confundimos placer con felicidad.

Placer: Sensación o sentimiento positivo, agradable o eufórico, que en su forma natural se manifiesta cuando un individuo consciente satisface plenamente alguna necesidad.

Felicidad: Estado emocional que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada.  Tal estado propicia paz interior, un enfoque del medio positivo, al mismo tiempo que estimula a conquistar nuevas metas. 

Partiendo de estos dos conceptos ahora pensemos: Si utilizamos como ejemplo el proyecto #100happydays ¿Estamos concentrándonos en lo que nos da placer o felicidad?

Placer podemos encontrar en cualquier cosa, al comer un chocolate, comprar algo nuevo, pasar el examen, leer un libro, hacer ejercicio, recibir un mensaje de quien nos gusta, tener mil likes en una foto y ¿Por qué no? casi todo se vuelve lindo y placentero después de una o dos copas de vino ¿No?. El placer es fácil, la felicidad es compleja.

Si bien todos queremos ser felices en esta vida hay que estar conscientes de que no todos los días lo somos, ni lo seremos. Con esto no quiero decir que viviremos infelices, sino que es imposible para el ser humano mantener un estado de felicidad permanente. Atravesamos por tantas situaciones diferentes, que vivir en un constante estado de alegría no suena lógico.

¿Pude lograr los 100happydays? Obviamente no. Y dudo que las personas que hayan llegado a la foto número 100 hayan vivido cien días felices. Todos tenemos días en los que simplemente no podemos ser felices, en los que aunque tratemos de hacer las cosas que nos gustan o de rodearnos con las personas que nos quieren, tenemos el corazón estrujado por alguna razón. Para esos días no cuentan ni el Carpe Diem ni el tan de moda YOLO.

Los días tristes, solos, grises, también forman parte de la vida, nos hacen crecer (a fuerzas) y nos preparan para lo que sea que pueda venir después. Para estos días lo importante es recordar que lo mejor está por llegar, que hemos recorrido parte del camino, pero nos faltan cosas maravillosas por experimentar. Debemos tener la certeza de que hay algo mejor esperando por nosotros, tal vez no llegue mañana ni pasado, pero ciertamente llegará y cuando llegue lo sabremos.

¿Y a ustedes qué los hace felices? 

Besos

I.

Advertisements

7 thoughts on “No todos los días son felices

  1. Irmita me gustó tu artículo. Sobre todo lo que dices el que de repente no encontrabas que foto poner para decir que habías sido feliz ese día y te pudiste a buscar alrededor para ponerla y cumplir el requisito. Es cierto que no todos los días se cumplen tus espectativas, para lograr una meta que te haga senturte satisfecha y/o feliz, pero si podemos cada dia agradecer a Dios que amanecimos; poeque hubo personas que no amanecieton hoy. Y basado en esa premisa, podemos sentirnos felices todos los dias.
    Otro aspecto a considerar es que si dejamos de oensar en nuestros problemas y nos enfocamos en ayudar en los demás, encontraremos que cada que hagamos feliz a alguien, Dios nos va recompensar al ciento por uno, porque todo lo wue hagamos por el prójimo lo estamos haciendo para Dios y eso es garantia.
    Quitemos de nuestra vida las influencias negativas de algunas modas y adoptemos un estilo con una identidad propia y creativa, pues cada uno tiene diferentes dones y talentos por buscar, encontrar y explotar.
    Muchas bendiciones Irmita. Sigue escribiendo porque escribir hace mucjo bien.
    Un abrazote. Te quierooo
    Tu amiga Sisy Bero

    • ¡Así es! A mí también me gustó el artículo y estoy de acuerdo en que no todos los días pueden describirse como “felices”. Pero creo que la felicidad se logra de momento a momento, no de día a día. Creo, también, que la felicidad es una decisión que debemos tomar y depende de cada persona y de la actitud que tome frente a la vida (nada fácil, por supuesto); por ejemplo, como dice Sisy, ya el hecho de amanecer con vida, debiera causarnos una inmensa felicidad, ya que logramos continuar con vida, Dios nos ha ofrecido una nueva oportunidad, pero lamentablemente la mayoría de las personas deja de agradecer a Dios y, por lo tanto, le quita importancia a ese hecho. No es el “qué” nos sucede, sino el “cómo” vemos lo que nos pasa.
      ¡Saludos!

      • Karlita! gracias por leerme! En cuanto a la decisión estoy de acuerdo, obviamente no siempre viviremos en un constante estado de alegría sin embargo si podemos decidir estar agradecidos por lo que tenemos. saludos!! 🙂

  2. Ver a mis hijos me hace muy feliz, ver su sonrisa y que esten bien. Tienes razon que no todos los días son felices, porque no existiría felicidad sin tristeza. asi como no existiria la luz sin la obscuridad. Los días tristes nos hacen apreciar muchisimo más esos días felices. =)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s