In the name of LOVE

Lovers in Paris (postcard)

Lovers in Paris (postcard)

“El amor es una decisión”. Este podría ser, o más bien me atrevo a decir es, el único consejo sabio que me ha dado mi padre; y cuando digo el único quiero decir UNICO.

Decidir amar a alguien es, entonces, aceptar a una persona con sus cualidades y defectos, sin buscar cambiarla o transformarla en alguien ‘mejor’. Esto en hombres y mujeres, no debemos buscar cambiar a nuestra pareja, pero tampoco aceptar que ellos quieran cambiarnos a nosotras. Uno ama y acepta al otro tal cual. 

Conforme vamos creciendo la búsqueda de ‘The one’ se empieza a complicar. Mientras avanzamos en la vida tenemos mayores expectativas de lo que queremos, nos conocemos mejor y por esto, definimos con mayor claridad el tipo de persona con la que queremos estar. Sin darnos cuenta nuestra wishlist va en aumento, lo que hace que encontrar a alguien sea más difícil.

Nada es como en los tiempos de secundaria, cuando no importaba si nuestro novio no tenía en que caerse muerto [literal], los zapatos rotos, andaba con los pelos parados llenos de gel o reprobaba todas las materias. Ahora buscamos que tenga bastantes atributos, que sea autosuficiente, inteligente, guapo, estudiado, honesto, respetuoso, educado, con carro, de buen gusto, que se vista bien, que escuche buena música, que tenga visa, que hable inglés, que sea de buena familia, soltero [de preferencia no divorciado] y si se puede que tampoco sea reciclado, o sea que no vaya a ser el ex de alguien cercano a nuestro círculo social … casi imposible. #PrendeLaVeladoraYa

NOTA: Es importante saber que este tipo de requisitos son solamente admisibles, en la sociedad mexicana, hasta los 28 años. Una vez que las mujeres superan esta edad sufren un cambio en su concepción de la vida y vuelven a pensar como niña de secundaria. Es decir, aceptan a cualquier mequetrefe interesado en ellas con tal de salir de la tan mal vista soltería por temor a que las llamen “quedadas”.

Me rehuso a culpar a Disney, como lo ha hecho mucha gente últimamente, por la concepción del prince charming. Si bien es verdad que no todas somos princesas, o mejor dicho, casi nadie somos princesas, los hombres si deben comportarse como príncipes. ¿Por qué tendríamos que conformarnos con un fulano que nos habla cuando se le da la gana, no nos presenta a sus papás, no contesta las llamadas, nos hace dramas innecesarios y nos trae como perro faldero? ¡No! Si ese es el caso ese hombre no es para nosotras.

En ocasiones las mujeres nos aferramos a una persona o a veces ni a la persona, sino a la idea de una persona, por diferentes razones, soledad, miedo, tristeza, desesperación, you name it. A veces somos nosotras quienes buscamos conquistar a un hombre. Navegamos con la bandera de que somos strong and independent woman y podemos ir a perseguir lo que queremos, lo cual en el tema de amor es una total mentira.

Si queremos estar con alguien que nos valore, nos respete y nos quiera, debemos esperar, Sí, que nuestra pareja se comporte como un príncipe. Que nos abra la puerta del carro, nos regale flores, nos pague la cuenta, nos sorprenda de vez en cuando y nos incluya en sus planes a futuro. Que sea alguien con quien podamos compartir nuestros sueños,  apoye nuestras decisiones, nos quiera igual sin maquillaje y despeinadas, nos haga reír y sobretodo que nos deje ser NOSOTRAS MISMAS. No nos conformemos a lo que nos dice la sociedad, a un tiempo o una edad, al final es nuestra vida la que estamos construyendo y escoger a la persona con quien queremos compartirla es una de las decisiones más importantes que debemos tomar.

El amor es una decisión y nosotras decidimos a quien amar. Escojamos a alguien que sea digno de recibir todo nuestro amor, no a un cualquiera que no sepa que hacer con el. Cuidemos bien de nuestro corazón y sentimientos si no lo hacemos nosotras nadie lo hará.

Besos

I.

Advertisements

9 thoughts on “In the name of LOVE

  1. Totalmente de acuerdo. El amor ez una decisión. Pero para esto se requiwre una madurez, un toque muy especial de algo sobrenatural que te haga poder amar a alguien, aunque esté pelón panzon, y se haya quedado sin empleo.
    Una vez teniendo esa madurez, podrás agotar todos tus recursos por mejorar y estabilizar una relación, mientras sigues amando, aceptando y confiando, en que, siempre va ver una esperanza viva en poder transformar el plomo en oro y sacar el mayor brillo, para poder brillar ambos; para que cuando uno caiga, el otro lo levante y tengan mejor recompensa que si fuera uno solo.
    Por lo tanto mi querida amiguita, es sabio tu vomentario de que el amor es una decisión y de acuerdisimo contigo en que ese amor que busquemos o que llegue a nuestra vida, sea un amor digno, con las características de un varón conforme a corazón de Dios, que haga las cosas correctas, es decir que la unión sea bendecida por un Pastor o ministro, para que esa persona que amamos, merezca tener nuestro corazón y nuestro cuerpo. Amén.
    Como ves?
    Un abrazote Irmita y sigue adelante en tus proyectos de escritora. Me encanta la idea. A mi también me gusta mucho escribir.
    Tu amiga Sisy

  2. No podría estar más de acuerdo, el amor es una decisión razonada. Quizá inicia con una mirada, un roce, un beso… pero en definitiva, una vez que el enamoramiento ha pasado y conocemos a la persona tal como es, sin máscaras, amar a esa persona se convierte en un compromiso, con todo lo que ello implica. A algunas personas no les queda claro que para recibir amor hay que darlo, y que no se puede dar lo que uno no tiene para sí mismo. El amor propio es el principio del amor en pareja y si esto es algo que te queda claro, ya llevas ventaja. Un abrazo Irma, qué arte el tuyo! :*

  3. Qué tal, más que una decisión sería aceptar cuando se está enamorado, uno no decide o no amar a alguien (aunque sí facilita el proceso), pero no me mal interpretes, estoy de acuerdo con todo lo que mencionas, a ello añadiría que es cuando estás con alguien quien sea tu complemento, que te haga ser una mejor persona al estar con ella, la cual lamentablemente no es poco común confundirlo con obsesión (y no me refiero a casos extremistas a pesar de haberlos). Y de acuerdo con lo relacionado a princesas, “si quieres un príncipe, compórtate como princesa” y lo mismo va en sentido inverso. Son agradables tus lecturas, saludos!

  4. Hola.

    He leído algunos de sus artículos y me han agradado bastante. En este note algo muy… inquietante.
    Dejando de lado la influencia de los medios y el entretenimiento en la forma de pensar de la gente, no me parece “correcto” visualizar a una persona como un producto, es decir, en este artículo ha mencionado la importancia (para mujeres) de evaluar a la posible pareja (mentalidad, gustos, posesiones e incluso… descendencia… vaya barbaridad) y, si bien estoy de acuerdo con ser cuidadosos en nuestra elección, no olvidemos que estamos evaluando a una persona no a un producto de limpieza.

    Pareciera que el solo hecho de ser mujer les da un valor mayor sobre cualquier hombre. Frases trilladas como: “tiene que hacerme feliz/reír/sentirme especial”, “debe complementarme y apoyarme”, “¿por qué conformarme con él?”, “no me merece, no es digno de mí”, “merezco algo mejor”. Todas ellas rebajan a la mujer y la obligan a conseguir todo eso que necesita por medio de una persona. El hombre.

    Es como si yo buscara que mi pareja cumpliera con estas peticiones: “debe dejar de preguntarme si la amo/quiero/valoro/me casaría con ella”, “debe llevarse bien con mis amigos”, “debe estar conmigo cuando tengo una actividad que a ella no le gusta”, “debe dejar de decir haz lo que quieras/no me importa/estoy bien”, “no debe privarme de sexo”… y de no hacerlo tendría que ser reemplazada por “alguien mejor”.

    Son problemas nuestros, es un golpe bajo hacer que otra persona cargue con ellos, es decir, si la pareja “no me hizo feliz” no necesariamente es su problema, si no el mío, soy yo el que debe ser feliz sin necesidad de arrancarle la energía a una posible pareja como un vampirillo.

    Menos mal que como hombres tenemos ciertos códigos automáticos (pagar la cuenta, ser caballerosos, resolver nuestros problemas solos, ir del lado de la carretera donde pasan los carros, llevar dinero extra y condones por si acaso, jamás decirle a una mujer: ¡Si, estas gorda maldición, deja de preguntarlo!, y muchos más). Y aunque las mujeres disfrutan mucho esos “privilegios” eso no quiere decir que sea nuestra obligación hacerlo.

    Solo imagine el drama que haríamos los hombres si fuésemos como ustedes (vaya pesadilla).

    Entonces, solo quedan dos preguntas: ¿Por qué debe el hombre comportarse como “príncipe”? Y ¿Por qué son las mujeres especialmente especiales (ya que no necesitan comportarse como “princesas”)?

    • Hola! Reconozco que el tono de este post en especial es algo feminista, pero nunca con el afán de desprestigiar a los hombres, ni de encasillar a nadie en un estereotipo.

      Lamentablemente vivimos en una sociedad que ha ido perdiendo sus valores y poco a poco el amor de pareja se ha ido “distorsionando”. Con esto me refiero a que muchas personas buscan una pareja por las razones equivocadas y están dispuestas a hacer lo que sea por mantenerse en esa relación, incluso pasar por alto situaciones o comportamientos inadecuados.

      Por eso hablo de no conformarse con algo que no es para nosotras y buscar la persona correcta. Con correcta no me refiero a perfecta ni al Principe William, sino la persona que nos haga felices, nos respete y nos ame.

      Cuando hablo de comportarse como príncipe me refiero al comportamiento de un caballero y, por su puesto, las mujeres deben comportarse como damas. Claro que este es mi punto de vista personal y como mujer.

      Saludos y gracias por leer! 😀

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s